Centro Psicológico Adán
 
| www.psicoadan.com | Inicio | Contactar | Imprimir | |
Eros y Psique  
Trastornos de ansiedad: Fobia Social
EL CENTRO
LA TERAPIA

  Terapia individual

  Terapia de pareja

  Terapia sexual

  Terapia infantil

  Terapia de grupo
OTROS

Fobia social   Las relaciones sociales forman parte de la naturaleza del ser humano. Todos necesitamos a alguien con quien hablar, en quien confiar y con quien compartir las experiencias de la vida. Pero al mismo tiempo, relacionarse con los demás también puede convertirse en algo ansiógeno o que nos produzca temor, a que a todos nos gusta sentirnos aceptados e integrados, por lo que la posibilidad de rechazo de los demás es algo que puede pasar de una mera preocupación a una verdadera fobia.

Miedos en la fobia social
Al rechazo de los otros.
A lo que los demás puedan decir.
A expresar los sentimientos y descubrirse ante los demás y que puedan llegar a herirnos.
A no saber relacionarse socialmente de forma adecuada.

Consecuencias de la fobia social
Ansiedad: taquicardias, sudoración, tartamudeo, sonrojo del rostro, temblores...
Aislamiento social y soledad.
Pérdida o no aprendizaje de las habilidades sociales.
Sentimientos de inferioridad (baja autoestima).
Grandes limitaciones laborales: a la hora de hacer entrevistas de selección o en trabajos que impliquen un trato social o ciertas habilidades sociales.

Fobia social   Todos pensamos que las habilidades sociales son espontáneas e innatas en nosotros, pero esto no es así, las habilidades sociales son aprendidas. Las aprendemos desde niños al verlas en los adultos que nos cuidan y desde muy pequeños las vamos poniendo en práctica para comunicarnos con los otros de un modo más o menos exitoso. Con los años y cuanto más las ponemos en práctica, nos hacemos más expertos en su uso. Si no aprendo habilidades sociales porque mis adultos no eran buenos modelos para ello, o porque nunca me he atrevido a ponerlas en práctica, llego a la edad adulta con un déficit social importante que, con el paso de los años, lo único que hace es ir en aumento.

    Pero la ventaja es que siempre se puede aprender a relacionarnos socialmente, sólo necesitamos un modelo o un entrenamiento en habilidades sociales y mucha práctica. Pero ahí es donde surge el problema, ya que la ansiedad es limitante y el miedo a relacionarnos nos lleva a la evitación. Cuanto más evitemos una situación temida, más miedo vamos a tener y más trabajo nos va a costar relacionarnos con los demás. La evitación es lo que mantiene el problema. La terapia es un medio seguro para ganar en habilidades y en seguridad en uno mismo para no tener que seguir huyendo de algo que tememos pero deseamos y necesitamos al mismo tiempo: el contacto con los demás.

 
Descubre cómo te
relacionas socialmente
 

   Lee cuidadosamente cada situación y elije el comportamiento que mejor describa tu forma de actuar en ella.
1. Hay una fiesta. Entras con la intención de presentarte.
Voy directamente, miro a las personas, digo mi nombre y pregunto amablemente el suyo.
Pienso largo rato cómo podría acercarme y termino por no hacerlo.
Voy hacia ellos sin mirarlos directamente, y empiezo a hablar de otra persona, sin presentarme.
Conducta:
2. Hay un silencio que deseas romper con una conversación intrascendente que te permita contactar con la gente.
Me es difícil encontrar el modo y el tema de qué hablar y tras pensarlo bastante no comienzo ninguna conversación.
Me es fácil empezar a hablar y encuentro, sin pensarlo, el tema que me permite contactar.
Me cuesta empezar a hablar y cuando lo hago me siento nervioso y se me nota forzado.
Conducta:
3. En las conversaciones superficiales e intrascendentes en las que participo:
Hablo animadamente como cualquier otro, despertando el interés y escuchando.
No se me ocurre nada que decir y lo paso mal por no hablar.
Creo que lo que tengo que decir no interesa a los demás y decido callarme.
Cuando hablo lo hago de tal forma que aburro a los demás.
Hablo pero me pongo colorado, me tiembla la voz o hay algo que demuestra mis nervios.
Se suelen desvanecer sin que yo sepa cómo mantenerlas.
Conducta:
Test completo aquí

 
 
José Luís
Martín Descalzo
 


'No es más grande el
que triunfa, sino el
que jamás desalienta'

 
 

 

Centro Psicológico Adán - Madrid (España) 2012 - Todos los Derechos Reservados