Centro Psicológico Adán
 
| www.psicoadan.com | Inicio | Contactar | Imprimir | |
Eros y Psique  
Maltrato y acoso: Maltrato psicológico
EL CENTRO
LA TERAPIA

  Terapia individual

  Terapia de pareja

  Terapia sexual

  Terapia infantil

  Terapia de grupo
OTROS

Maltrato psicológico   En los últimos años, se viene mucho hablando del maltrato y de la violencia de género cuando se ve en televisión el desenlace de situaciones, que por lo general, vienen siendo un infierno para la víctima desde años atrás.

   El maltrato puede ser de dos tipos: físico y psicológico. En este apartado vas a aprender a identificar el maltrato psicológico, porque es mucho más sutil que el físico, pero en realidad, las consecuencias psicológicas que producen en la víctima son idénticas en ambos casos.

   El maltrato físico, además, suele empezar siempre por un maltrato psicológico con intención de anular a la víctima como persona, para destruir su autoestima y aislarla de la sociedad, de tal modo que cuando empiece el maltrato físico no tenga la fuerza suficiente para buscar soluciones al problema.

   Pero el maltrato psicológico puede darse por sí solo y sin que implique en ningún momento ningún tipo de violencia física. Aunque eso sí, como ya se ha comentado, el hecho de no recibir golpes en el cuerpo no exime de un gran daño emocional del que es difícil recuperarse, aún cuando el maltratador ha desaparecido de la vida de la víctima.

Características del maltrato psicológico
Insultos, malos modos, gritos y comentarios despectivos hacia la persona.
Insistencia en su poca valía como persona y su poca capacidad por hacer las cosas bien.
Limitar el contacto que se pueda tener con amigos y familiares
Insultos a la familia de origen de la víctima aunque no sea directo hacia dichos familiares, pero sí comentarios despectivos sobre ellos delante de la persona maltratada.
Insultos o comentarios despectivos de tipo machistas (si la víctima es una mujer) o feministas (si la víctima es un hombre).
Exigencia de saber en todo momento qué hace, con quién está, o donde está la persona que está sufriendo el maltrato.
Celos obsesivos y de posesión sobre la víctima.
El maltratador puede llegar a decidir lo que la otra persona puede llevar para vestirse y lo que no puede llevar en ningún momento.
Rechazo sistemático de cualquier tipo de amistad de la víctima haciéndola sentir culpable por querer a otras personas y por tener sentimientos positivos hacia los demás.
Amenazas (aunque no se lleguen a cumplir) con el daño físico o el abandono.
Golpes del maltratador a objetos, puertas o paredes con el objeto de intimidar como para transmitir un mensaje muy claro de: 'golpeo la puerta por no darte a ti en la cara'.
Restricciones en cuanto al dinero o la capacidad de decidir sobre los gastos económicos por parte de la víctima.
Chantaje emocional del tipo: 'si sales esta noche con tu amiga es porque no me quieres lo suficiente y no quieres estar conmigo'.
No permitir la promoción personal y profesional de la víctima, desanimándola para que no luche por lo que quiera o presionándola en contra.
Presionar o chantajear para tener relaciones sexuales con la víctima a pesar de que esta pueda no estar muy conforme con ello.
Espiar, seguir o vigilar todos los movimientos de la persona que está siendo maltratada.
Hacer sentir culpable a la víctima de los malos modos, de los ataques de ira, del genio y de la agresividad verbal del maltratador.

   Todo esto lleva inevitablemente a una serie de consecuencias drásticas para la persona que está sufriendo esta situación:

Disminución de la autoestima.
Aislamiento completo de la víctima de tal modo que no pueda pedir ayuda o consejo a otras personas.
No realización personal de la persona que sufre el maltrato.
Dependencia emocional respecto del maltratador.
Sentimientos de culpabilidad por sentir que realmente se están provocando los comentarios despectivos del otro.
Depresión e indefensión, sensación de no poder escapar de esa situación.
Ansiedad por no tener un control sobre la situación y el humor de la otra persona.

Maltrato psicológico   Los signos de maltrato psicológico suelen empezar con alguna de las manifestaciones comentadas anteriormente, pero a medida que se van tolerando ciertos comportamientos, el maltrato también aumenta. De ahí la importancia de saber diferenciar lo que es maltrato psicológico de lo que no lo es y no permitir ni el más mínimo indicio en este sentido. Puedes estar seguro que, con el tiempo, la situación no cambiará con tu pareja, sino que irá a peor. Piensa en ti y en lo que más te conviene, y aprende a elegir a tu pareja en función del amor y no de la dominación que ejerza sobre ti.

Centro Psicológico Adán - Madrid (España) 2012 - Todos los Derechos Reservados